Menú horizontal

miércoles, 28 de enero de 2015

1.e4 Peón de rey

A los 16 años entré al mundo de las 64 casillas. En los descansos entre clase y clase del instituto (la prepa), veía a un grupo de compañeros jugar al ajedrez; parecían muy interesados y se armaban grandes debates alrededor de una partida. Yo no entendía lo que pasaba en el tablero porque no sabía ni mover las piezas. Uno de ellos al ver mi curiosidad se ofreció a enseñarme, me dijo que no era común que las chicas jugaran y que si me animaba podía tener oportunidad de conseguir un puesto en las competiciones escolares.
jugador de ajedrez
Así comencé, gracias a unas cuantas clases de mi compañero me gané el puesto para representar al instituto en los juegos nacionales. Recuerdo lo que sentí al jugar aquella vez, era mi primer torneo y la primera vez que algo me producía tanta adrenalina. El concentrarme sólo en lo que pasaba en esos 64 escaques, idear una estrategia e intentar llevar a cabo el plan, pensar también en los posibles planes del bando contrario; resolver los problemas de una posición complicada, rematar una partida…Emociones que me hicieron seguir en la lucha del ajedrez a partir de entonces, pasando muchas horas frente a un tablero, enfrentando todo tipo de adversarios, experimentando la satisfacción que me producía ganar y el dolor que me producía perder.

Dicen que el ajedrez es como la vida misma, en ocasiones me lo parece; sin duda es especial, así como lo que te hace sentir.


Ahora no juego tanto como antes, los últimos tres años sólo he participado en la Liga Catalana formando parte del equipo B del club de ajedrez de Sant Martí, iniciando con mi habitual 1.e4 peón de rey.

miércoles, 21 de enero de 2015

Des-vínculos

En el caminoMucho se ha escrito sobre las relaciones interpersonales, los afectos, los vínculos que establecemos con los demás; conceptos que son parte de nuestra naturaleza humana y que vivimos cada día. Se puede ser más o menos consciente del significado e influencia que ejercen sobre nuestro ser individual y hasta qué punto los necesitamos.

Personas van, personas vienen, unas te marcan, otras pasan inadvertidas; algunas se quedan largo tiempo en tu vida, otras no tanto…Cuando empecé a analizar el tema de mis relaciones con los demás, me di cuenta de lo difícil que es establecer un vínculo realmente significativo con alguien, uno que vaya más allá del afecto.

Hablar, establecer un diálogo, ser escuchado y escuchar, estar...Entendí lo importante que era esto para mí cuando lo perdí, y que no es fácil volver a encontrarlo y mantenerlo. Por otro lado también comprendo que las relaciones con los otros son diversas, están en constante transformación, algunas evolucionan, otras acaban. Hay circunstancias, momentos, y muchas veces no entendemos que pasa. No sé si exista el vínculo perfecto y eterno; aunque posiblemente alguien nos pueda sorprender.

Suelto en estas líneas lo último que me queda de aquel vínculo, uno sin duda trascendente y que, aunque sin beso de despedida, hoy teóricamente acabó. 

lunes, 19 de enero de 2015

Arcoíris

Una mañana mientras me maquillaba para ir al trabajo, descubrí una mancha granate en mi mejilla izquierda. Intenté cubrirla con colorete, al mirarme de nuevo al espejo para hacerlo, vi que me habían aparecido unas cuantas manchas más en la frente y en el cuello. Fue cuestión de un par de horas,  el rojo acribilló mi cuerpo tal como si acabara de ser fusilada en el paredón.

A partir de ese día permanecí encerrada en casa, no quería que nadie me viera en ese estado de enrojecimiento; lo único que hacía era lavarme a todas horas con la esperanza de que el color desapareciera, pero por el contrario, la tonalidad se tornaba cada vez más firme y uniforme.

Pasaron dos años para que decidiera volver a salir, enfrentarme al mundo exterior y vencer la vergüenza que me producía mi imagen encarnada. Era una tarde de lluvia, dejé el apartamento y bajé rápidamente las escaleras del edificio, tuve la suerte de no encontrarme con ningún vecino. Al llegar abajo, caminé vacilante hacia la puerta; a través del cristal sólo se veían pasar sombras amorfas, me pregunté si serían como yo o tendrían un color diferente. Abrí y lo comprobé…había parado de llover y en el cielo comenzaba a aparecer el arcoíris.

StaKmon

martes, 13 de enero de 2015

Mente ¿oculta?

Hace un par de años empezó a cobrar relevancia en mi vida, algo que en el fondo sabía pero mantenía “oculto”. A partir de entonces lo vi claro y ahora puedo decir que soy una mental.

analizar tu existenciaDurante mucho tiempo pensé que era del grupo de los “lineales”, siguiendo paso a paso una vida estándar que no me dejaba pensar mucho. Pero cuando me aparté de aquella línea recta, me encontré de pronto sola frente a mí misma. Así pues, quizá un poco por las circunstancias, o por decidir que ya era el momento de dejar de evadirme, empecé a hablar y a escuchar mis propias palabras, a mi mente. Una vez decides tomar ese camino ya no hay marcha atrás.

Mirarse a uno mismo, aceptar lo que eres sin engañarte y enfrentarte a ello, es difícil; se pasa por muchos momentos de desorientación y sufrimiento; sin embargo creo que lo mejor que pude hacer fue salir de aquella zona de confort y empezar a analizar mi propia existencia.

Mentales, lineales, ni mejores ni peores, la única diferencia radica en como enfrentar la vida.


Tú que te consideras ¿mental o lineal?

viernes, 9 de enero de 2015

En busca de la idea...la escalinata infinita.

El punto de partida en el desarrollo de todo proyecto es la concepción de la idea que lo genera. Pensar en esa idea que nos enamore y que transmita esa emoción a los demás… 

Analizar, observar, investigar, descubrir, estar alerta ante cualquier pauta que nos pueda servir en el arranque del proceso de diseño. Podemos pasar mucho tiempo en esta fase o sentir una súbita inspiración que nos haga encontrar eso que buscamos. Pero ¿qué es lo que buscamos? Esa es posiblemente la primera pregunta que debemos hacernos, aclarar cuál es el objetivo que queremos conseguir con la idea y su impacto en la gente a la que la dirigimos.
Escaleras catedral

Las condiciones del lugar donde se emplazará el proyecto así como su entorno, también se deben considerar en esta etapa de creación, no es lo mismo un sitio que ofrece demasiada libertad de actuación o que por el contrario, presenta muchas limitaciones. A este respecto debemos plantearnos la postura que queremos adoptar ante el lugar: integración, ruptura, transformación. Igualmente importante es conocer otros factores como los recursos materiales con que contamos, plazos de tiempo de ejecución y algún otro particular a cada caso. Estos también pueden condicionar nuestra idea. 

Sin embargo, al margen de lo que he escrito en este post, también creo que no hay reglas únicas a seguir para el proceso de diseño, cada proyecto es diferente y se puede abordar de diversas maneras. Yo ahora me encuentro en esta fase de búsqueda de la idea, al pie de una escalinata infinita que debo empezar a subir…

seguiré informando

martes, 6 de enero de 2015

Incienso. La ofrenda de la poesía.


Oro, incienso y mirra son los presentes que los tres reyes magos venidos de oriente llevaron ante el recién nacido Jesús. Cada uno cargado de un simbolismo y significado propio. Entre ellos, el regalo para el Jesús Dios correspondía al incienso, una preparación de resinas aromáticas vegetales que al arder desprende un humo con un olor característico. 

Un encargo del Ayuntamiento de Girona destinado al diseño e iluminación de tres rotondas de la ciudad durante las fiestas de Navidad 2014, dio lugar al proyecto de tres escenografías lumínicas, que evoca la ofrenda de los reyes: oro, incienso y mirra, vinculando cada rotonda a uno de los tres presentes. 

Incienso se sitúa en la rotonda de la calle Joaquin Vayreda, más conocida como la rotonda del recinto ferial. Fue la elegida para representar el incienso debido a su proximidad con la gente, es la más pequeña y urbana de las tres, accesible a los peatones ya que sólo la circundan dos carriles de vehículos.


Projecte encens. Il·luminació de Nadal a Girona
Foto Cristina Masferrer Estudi

Cartas a los reyes
 en la rotonda del Incienso

Foto Cristina Masferrer Estudi


Coautora de Incienso, con Cristina Masferrer,
Gustavo Torres y Èlia Clemente como parte del
equipo de profesionales del proyecto Ofrenda/
Oro, incienso y mirra.
Realizado en la ciudad de Girona,Catalunya.
El sentido del incienso como elemento etéreo que eleva las peticiones del pueblo hacia el cielo, es el que hemos querido expresar en este proyecto, una nebulosa de reflejos y luz que se mueve de forma ascendente en el espacio y se materializa en una espiral de deseos que vuelan para recordarnos la magia de nuestros pensamientos.




viernes, 2 de enero de 2015

Blanco sobre blanco

Nada impone más respeto que un papel en blanco, pensar en las infinitas posibilidades que nos ofrece y lo que podemos ser capaces de plasmar en él. Yo siempre fui más de dibujar que de escribir, trazaba líneas oblicuas que se cruzaban y rellenaba de color las formas derivadas de las intersecciones. Armaba muchas combinaciones, me gustaban esos espacios agudos y obtusos resultantes y su movimiento sobre el papel, fantaseaba con la idea de hacerlos habitables…

Cuadrado blanco sobre fondo blanco. Kazimir Malevich, 1918
Blanco sobre blanco
Kazimir Malevich, 1918
foto Père Ubu flickr
Dibujaba las rectas evitando hacerlas paralelas (no concebía que las líneas nunca llegaran a unirse!), también me negaba al ángulo recto. Así que los paralelogramos pocas veces aparecían en mis diseños, sobretodo el cuadrado, al que consideraba el más rígido de todos.

De esa manera proyectaba yo en mis folios blancos, censurando cuadrados, subestimando su potencial. Hasta que un día lo vi, delimitado por oblicuas, un cuadrado que generaba ángulos no rectos y cuya posición desafiante provocaba un dinamismo prolongado más allá de los límites del lienzo; una abstracción total de la forma. Además era blanco, o pretendía representar ese blanco que lo contenía, esa nada en la que flotaba y a la que desfiguraba manifestando su autonomía.

El descubrir que la oblicua también dibujó su cuadrado, un cuadrado blanco sobre fondo blanco, me ayudó a evolucionar en mis pensamientos sobre ella.