Menú horizontal

miércoles, 20 de mayo de 2015

Ejecución de la idea. Immersió estel·lar

Llegamos al final del proceso, comenzó con la escalinata infinita a la que decidimos no subir sino sumergirla para materializar una nueva idea la cual hemos ejecutado. Tal como la proyectamos cobró vida Immersió estel·lar, una intervención efímera diseñada para instalarse en el espacio de la cisterna del museo de Historia de la ciudad durante el festival Girona Temps de Flors 2015.

Satélites de rosas blancas detonaron en una explosión de pétalos a manera de brillos estelares gravitando en aquel sistema oscuro y húmedo. Una superficie reflectante y una iluminación a base de luz negra ayudaron a la creación de un escenario desconcertante al que había que acostumbrar los sentidos.

Aquí les dejo algunas imágenes de Immersió estel·lar:

Girona temps de florsGirona temps de florsGirona temps de flors  
  Immersió estel·lar.Equipo Masferrer, Medina, Clemente, Mendoza

jueves, 7 de mayo de 2015

Trabajar en tiempos revueltos

¡Los tiempos están revueltos! se oye a la gente decir en cada esquina, se comenta en la calle, en los bares, en las casas; es el tema principal de muchas conversaciones, de las noticias, de los debates. De unos años para acá todos nos quejamos de lo mismo y de que ya no es lo mismo…Añoramos los otros tiempos, aquellos que quedaron atrás, los días en que nos levantábamos de la cama un poco más relajados y hasta tal vez con una sonrisa en los labios aunque fuera lunes; los tiempos en que los colegas se volvían amigos y las jornadas se prolongaban más allá de lo establecido no por obligación, sino por la remuneración de una media hora extra en buena compañía, impulsada por un buen sentido del humor que imprimía el trabajo. Deseamos esos tiempos en que creíamos en lo que hacíamos y nos implicábamos en una relación que sentíamos de compromiso mutuo. La época de las oportunidades y de la motivación, de los incentivos y el reconocimiento.

De todo eso se acuerda Anita mientras guarda en una caja de cartón las cosas que acumuló en los cuatro meses que le duró este último trabajo; acaba de despedirse de sus compañeros vía email como es costumbre hoy en día, sólo unos pocos se levantaron para desearle suerte ya que con la mayoría apenas cruzó palabra. Termina rápido, no tenía apenas cosas, había ido desechando algunas desde que días atrás le avisaron que no contarían más con ella. Ya con la caja lista, Anita finalmente sale de la oficina, este es el momento en que se lamenta pensando que pudo aprovechar mejor los buenos tiempos, pero ahora es muy tarde y la realidad es otra. Así que mejor bloquea ese pensamiento tarareando en su cabeza la melodía de la canción de Raphael que su mejor amigo le solía poner en “la hora feliz” de los viernes para anunciar la llegada del fin de semana. Esto la hace sonreír y pensar en volver a intentarlo…Hay que intentarlo, aunque nadie diga que trabajar cuando los tiempos están revueltos sea fácil.
foto Douglas Sprott flickr