Menú horizontal

miércoles, 27 de junio de 2018

Arcanos


Ando en búsqueda de magia,
a la captura de un hechizo
que me libere
en la cima de aquella montaña
fantástica e inexplorada;
donde no hay tiempo,
solo olvido
cristalizado dentro de un reloj
que narra nuestra historia
sin principio
sin final

Voy a la caza de un encanto,
elevando plegarias,
invocando sin suerte
algún genio abatido por la obsolescencia.
Solo ellos deciden ayudarme,
reunidos todos
sobre aquella pequeña mesa coja
revestida de encajes negros
los mayores dictan el conjuro:

"Arderás entre lo dicho y lo callado
entre lo vivido y lo imaginado
en cenizas te elevarás ligera
hasta perder de vista su rostro
libre llegarás y te plantaras en esta nueva tierra"




viernes, 16 de marzo de 2018

R

Las letras van cayendo.
 Se desprenden, una a una
                       de tu nombre.
                              Entre piedras
                                 se precipitan por el barranco
                                                  hasta llegar al fondo,
                                                      donde yace enterrado
                                                                           tu apellido.
                                                                               Solo la inicial permanece,
                                                                                            grabada en una taza
                                                                                               que guardo en la alacena de la cocina.

martes, 30 de enero de 2018

Demonios

Aprovecharon la herida abierta
escaparon todos,
destace sin piedad.
No importó la cruz 
ni el arrepentimiento.

jueves, 18 de enero de 2018

Malecón

El sol desaparece,    
tras la torre los últimos rayos,
la música se disipa en el desencuentro,     
intento no olvidar,    
retener alguna melodía                                              
que prolongue este desenlace;          
pero latigazos de lluvia me distraen.                                                   
Irrumpe el temporal.            

El cielo se cierra        
nubla las ventanas de viejas fachadas   
que se desploman en cada latido,                                                                   
dejando escombros de ojos asustados    
que rezan para no perderlo todo.    

El viento castiga          
y remueve los tonos,                
blancos pensamientos         
se tornan grises remordimientos  
que azotan contra las piedras   
negras conciencias.

El mar apunta                                                                                                     
y dispara embravecido   
furiosas olas que traspasan el muro,           
ahogando, sin piedad,
la esperanza de las almas vagabundas 
que deambulan a lo largo de kilómetros de vacío.      

Ahí, donde me encuentro yo...


 Vieja y hermosa...Habana.
Pablo Trincado flickr